Aprende con el sistema de las leyendas

Toma Clases de Canto en la escuela #1 del mundo

 

"No se trata sólo de cantar sino de vivir tu sueño"

¡Recibe información y
comienza tus clases ahora!


  • subscribed: 7843




Eddie Robson

 

ARTÍCULO DE CANTO

EL SISTEMA DE CANTO EN MÉXICO

Por: Eddie Robson

 






Hace algunas semanas se realizaron los castings para elegir a los integrantes de 2 reality shows en las televisoras más importantes en México (Televisa y TV Azteca), siendo estos programas: “los nuevos timbiriche” y “high school musical”. Ambos castings fueron publicitados en dichas televisoras y el resultado de gente que fue a realizar la prueba fue asombroso, con miles de jóvenes formados desde la madrugada para poder ser los primeros pasar. Esta es una prueba de la gran cantidad de aspirantes a ser cantantes en nuestro país, que sin duda no llega a ser tanta como en otros países como Estados Unidos, donde sólo para darnos una idea, llegan aproximadamente 4 millones de demos a las disqueras cada año, lo cual nos dice que hay muchas más personas que desean ser cantantes y que no han llevado su demo o que siguen otras estrategias para ser escuchados, pero eso lo trataremos en otro artículo.


¿Cuál es entonces el problema en México si se dice que existe mucho talento? El problema radica en todo un sistema de cultura que tenemos los latinos o países subdesarrollados, por nuestra falta de organización, de compromiso y de estrategia para que lo que hagamos sea un éxito. Posiblemente se les haga familiar el escuchar estas palabras cuando salieron los anuncios comerciales de ambos castings: “¡¡¡hija ve!!! Tú cantas padrísimo, seguro te van a escoger, ¡¡¡eres la mejor!!! Cántales esa de Shakira, o la de La Quinta Estación que te sale mejor que a las propias cantantes y seguro ganas”. Y una vez que van a hacer el casting pasan enfrente de los jueces y si les dan 5 segundos para cantar es mucho, por lo que salen frustradas y le dicen a su mamá: “es que no puede ser, seguro está comprado, porque la que pasó antes no cantaba nada y sí se quedó”.


Ese es el principio de la diferencia entre nuestra cultura y otras que llegan a tener éxito, ya que nosotros siempre le echamos la culpa a los demás, seguro está comprado, o quien está en la cima es “hijo o amigo DE”. Pero les puedo asegurar que eso hoy en día se da muy poco, y cada vez es menor el porcentaje. En Estados Unidos, Canadá o Inglaterra tienen una manera muy distinta de hacer las cosas, ya que en lugar de pensar “el concurso está comprado” se dicen los aspirantes a sí mismos: “no importa, el año entrante volveré a venir y lo intentaré de nuevo, ya que si no quedé seleccionado es porque seguramente me falta más trabajo y preparación”. Así es que se van a sus casas tristes pero con la convicción de entrenar el doble para regresar triunfadores al siguiente año.


En México los aspirantes a ser cantantes profesionales no son entrenados para eso, simplemente desean ser grandes estrellas sin querer preparase de la manera adecuada, excluyendo a los cantantes de ópera en nuestro país que sí lo hacen, por la misma disciplina que se les impone en escuelas como el Conservatorio, la Escuela Nacional de Música, etc., pero para los cantantes de música contemporánea y comercial no se lleva a cabo, ya que los alumnos deben de ser entrenados como verdaderas estrellas si eso es lo que desea, y no cantantes de sesión que bien podrían cantar algunos coros en un estudio pero que jamás llamarán la atención de las personas en un espectáculo de calidad y profesionalismo. Eso es lo que falta en nuestro país, el cambio de pensamiento de un “me gusta cantar y quiero ser como Madonna porque en las fiestas todos dicen que canto bonito” a “mi vida es cantar y tengo que entrenar como Madonna día y noche para lograr ser profesional y un fenómeno musical”.


Hace algunos años, aproximadamente 10, cuando trabajaba en Warner Music Mexico, uno de mis amigos dentro de la disquera me invitó a participar en un nuevo grupo llamado Dharma, así es que acudí muy emocionado a un lugar donde me presentarían a los integrantes y personas que estaban armando el grupo. Mi amigo era el manager del grupo, y un joven llamado Mario Domm era quien hacía la música. El lugar estaba en la Colonia del Valle y era el departamento de Mario, el cual tenía un pequeña salita donde tenía también su teclado y su computadora para componer. Nos enseñó varias de las canciones que había creado y estaba muy emocionado por poder comenzar con un nuevo proyecto después de que en esos mismos meses estaba intentando sacar su primer disco como solista.


Poco después comenzaron a llegar los integrantes del grupo, entre los cuales estaba Kalimba y algunas otras chicas. Desgraciadamente a las pocas semanas el grupo se desintegró por la salida de Kalimba que había logrado entrar a OV7, y por los compromisos que cada quien tenía con otros proyectos.


Hoy en día mi amigo, quien me llevó, es el actual manager de Moenia, Mario es uno de los compositores y productores más cotizados en México, siendo también la pieza clave, pianista y cantante del grupo Camila, y Kalimba uno de los popstars más importantes en Latino América. Esta pequeña historia es uno de los ejemplos de cómo a pesar de que todas las estrellas musicales parecieran haber salido de la nada siendo amigos de los ejecutivos de las disqueras, la mayoría y quien llega a tener éxito es porque se lo ha ganado, viviendo los más desagradables momentos, pobreza, humillaciones, trabajo duro, una exhausta disciplina, y sobre todo mucha constancia. Ya que eso pasó hace 10 años cuando nadie era conocido, y en ese momento ya todos llevábamos 10 años o más intentando lograr el sueño que muchos anhelan de ser cantantes profesionales y popstars.


Como esas historias existen muchas las cuales les iré relatando poco a poco, pero el fin de este artículo es que la gente que desea llegar a esos alcances pueda entender que el cambio de actitud es elemental para lograr el triunfo en esta carrera, sabiendo que como mínimo tendrán que pasar 10 años para comenzar a salir a la luz, siempre y cuando el tengan todos los elementos antes mencionados que hacen que un artista sea reconocido. Todos ellos practican diariamente ya que ese es su trabajo, el practicar y practicar y practicar. No van una vez a la semana a una clase de canto y ya, sino que vocalizan todos los días y viven con la música en sus mentes todo el tiempo, siendo tal el grado de obsesión musical que les cambia la vida, porque lo único en lo que pueden pensar es en música y en cantar, cantar y cantar.


El canto es como el ejercicio, nadie nace siento el mejor deportista del mundo, puede que haya nacido con un buen cuerpo que no necesita tanto trabajo como alguien que nace obeso, sin embargo, esa persona obesa puede llegar a tener un muy bonito cuerpo si trabaja duro y constante por años, y quien tiene el buen cuerpo debe de mantenerlo con el mismo trabajo. Con el canto pasa lo mismo, hay quienes nacen con una buena voz, pero deben de entrenarla para mantenerla y lograr el mayor potencial que aún se encuentra oculto, y quien no nace con una bonita voz puede trabajar muy duro y seguramente podrá llegar a cantar como las grandes estrellas. Teóricamente es posible que alguien que canta mal pueda cantar como la mejor Celine Dion, ya que son los mismos músculos y el mismo mecanismo en todas las personas, lo que llaga a variar es el timbre por la fisiología de la laringe y algunos otros aspectos que nos hacen ser únicos, pero la técnica apropiada, las tradiciones y la cultura de cada región hará que esa voz sea única.


Por lo cual los invito a formar parte de Eddie Robson Vocal Studio si desean conocer más sobre técnicas, problemas y soluciones, así como todo lo relacionado con la voz y su estudio.


Un saludo a todos los lectores y espero que sigan leyendo los artículos que vendrán próximamente. Si desean que escriba sobre algún tema en particular por favor sólo comuníquense conmigo en la pestaña de “contacto” solicitando el tema que desean.

Eddie Robson
Vocal Coach
President & Founder IVT

ARTÍCULO DE CANTO